Cómo restaurar sillas antiguas

Cómo restaurar sillas antiguas
5 (100%) 1 vote

Hola vintage lovers! Hoy queremos ofrecerte una solución barata y económica a tu decoración vintage. Si tienes al suerte de tener muebles viejos y antiguos, estás de enhorabuena. Es posible restaurarlos de una forma fácil.

En este mini tutorial queremos explicarte como pintar y tapizar una silla retro en color blanco con un toque decapado. No obstante, si tu decoración utiliza tonos pasteles, puedes utilizar cualquier otro color que encaje mejor con el resto de componentes. No te preocupes porque no hace falta ser un profesional del bricolaje ni un manitas para llevar a cabo la restauración de la silla.

Bueno, no nos liamos más y vamos al grano, a por ello!

¿Cómo pintar sillas antiguas?

Mucha gente cree que decorar es una cuestión de dinero, sin embargo es un ingenio que puede salvar la papeleta. Sobretodo si se cuenta con algunos muebles viejos en una antigua casa.

Para actualizar nuestras viejas sillas necesitaremos las siguientes herramientas (podéis comprarlas en Amazon ):

– pintura tiza en un tono blanco nube

– barniz al agua incoloro y satinado

– alcohol

– brochas

– un trapo

– rodillo de gomaespuma

– lija finita

– lija de grano medio

  1. Comienza por desatornillar la base de la silla. A continuación limpia la madera con un trapo humedecido en alcohol para eliminar los restos de grasa o ceras.
  2. A pintar se ha dicho! Aplicar la primera capa, no importa mucho en qué sentido des los brochazos, eso si, sin apretar demasiado con el pincel. En las patas mejor respetar los bajorrelieves. Extender una fina capa de pintura con el rodillo sobre las patas sin que la pintura se meta dentro de las ranuras. Entre capas deberías esperar 30 minutos. De este modo te evitarás la sorpresa de que al pasar nuevamente la brocha la primera pintura se levante.
  3. Vuelve a pintarlas asegurando que esta vez mueves la brocha en todas las direcciones. Aquí ya puedes comparar el antes, con una capa en una silla y con dos en otra. Como ves esta pintura cubre bastante bien.
  4. Justo antes de la última mano, corregimos los fallos de la pintura. Para ello utilizaremos la lija fina, pero no es necesario encontrar la perfección. .
  5. Eliminar polvillo del lijado con un trapo y cubrirlo con pintura una vez más. Esta pintura es como una especie de masilla y tiende a rellenar huecos o grietas. Para ello, sólo tienes que introducir el pincel suavemente y luego estirar la pintura alrededor.
  6. Cogeremos la lija de grado medio y comenzaremos a decapar la silla. Lijaremos en las zonas donde queramos generar roces para darle ese fantástico toque rústico.
  7. Sólo nos queda barnizar. Es mejor darle alguna capilla de más porque este tipo de  muebles van a tener mucho uso. Así nos aseguramos que dure mucho tiempo.

¿Cómo tapizar sillas antiguas?

Metámonos con el proceso del tapizado. Vamos a ponerle a nuestra silla una tela de loneta y vamos a ayudarnos de unos destornilladores, unos alicates de punta y tijeras. También puede sernos útil un martillo y una grapadora.

Comenzaremos por levantar con el destornillador fino todas las grapas.Si nos atascamos, utilizaremos el martillo. Con el alicate termina de sacarlas de la madera. Levanta la tela embellecedora, en ocasiones puede ser necesario levantar la tela superior también.

Al levantar la tela, podemos encontrarnos con que la gomaespuma esté rota, podemos sustituirla por una nueva o por dos capas de guata de la que se utiliza para acolchar. Podemos comprarla en mercerías o en Amazon dónde tenemos más variedad. La guata debe dar para cubrir todo el asiento e incluso dejándola un poquito larga. Para grapar cómodamente, apoya la parte trasera de la grapadora sobre la madera. Si la dejas en el aire va a costar mucho más apretar la manivela.

Comienza grapando en forma de cruz. Marcaremos cada punto cardinal con dos o tres grapas. Después continuaremos grapando desde el centro hasta las esquinas.

Si alguna de las grapas quedase muy mal puedes eliminarla con el alicate,  y sino quedasen bien clavadas puedes ayudarte con el martillo.

¿Cómo forrar sillas antiguas?

Para forrar las esquinas sólo tienes que ir haciendo pequeños pliegues en la guata por la parte de debajo del asiento. Asegúrate de que la parte lateral y superior del asiento se ven lisas. Corta los sobrantes de las esquinas. Detrás tienen como una especie de piquito que marcaremos con unas grapas para que quede bien definida la forma. Pasemos pues a ponerle la tela. Lo primero que tenemos que hacer es centrar nuestro motivo o dibujo, darle la vuelta y comenzar con una nueva cruceta. Hay que ser conscientes que no todo son los materiales o la técnica. Las herramientas utilizadas también influyen.

Una vez terminemos, cortaremos los excesos y lo cubriremos con la tela embellecedora. Nosotros grapamos primero las esquinas para centrarlo bien y luego rellenamos el resto. Solo falta atornillarlo de nuevo y ver el resultado final. Nadie diría que nuestras sillas tienen más años que nosotros!

Y si no queréis complicaros la vida restaurando sillas antiguas, recordar que podéis visitar nuestra tienda online de sillas vintage . Encontraréis toda clase de sillas, sillones y butacas la mar de bonitas 😉

O quizás también os pueda interesar unas colchas vintage a juego con el estampado de las sillas, no te parece? 😉

Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter